Adiós al Mundial: Donald Trump amenaza a Rusia por proteger armas en Siria

2106

Luego del bombardeo efectuado sobre las bases de fabricación de armas químicas de Siria- país al que acusó de haber atacado con dicho material a la ciudad de Duma matando a decenas de personas-, el presidente de EE.UU., Donald Trump, conminó a Rusia a ponerse del lado de los “países civilizados y dejar de apoyar a un monstruo” como el dictador sirio Bashar Al Asad. Con esta directa advertencia, el mandatario norteamericano ha establecido un panorama bélico de peligrosas proporciones y ha puesto en jaque a Rusia que será la anfitriona del Mundial a desarrollarse en junio próximo, tendiendo un manto de dudas sobre la viabilidad de su realización.

Como es de conocimiento mundial, hoy una ofensiva coordinada entre Estados Unidos, Francia e Inglaterra fue llevada a cabo “con éxito” contra el régimen de Al Asad- aliado y protegido por el gobierno de Vladimir Putin- debido a que no cumplió con entregar su arsenal químico y por continuar fabricándolo, pese a que en el 2013 se comprometió a hacerlo a cambio de que el entonces mandatario estadounidense Barack Obama, no efectuase un ataque contra Siria por incurrir en tal hecho.

Merced al ataque de esta noche, el embajador de Rusia en Washington, Anatoly Antonov, difundió minutos después un comunicado amenazante en el que advirtió que “toda la responsabilidad de lo que pueda ocurrir a partir de ahora recae en Washington, Londres y París”, frase con la que marca un claro enfrentamiento a futuro, tras los fracasos diplomáticos de días atrás.

Con todo este panorama, la puesta en marcha del máximo torneo futbolístico del planeta ha entrado en un angustioso espiral de espera, toda vez que podrían suscitarse hechos terroristas durante su realización. ¿Al final, nos quedaremos sin Mundial?